logo-mini

¿Estás seguro de que deseas salir del feed?

Salir

¡Vaya... algo ha ido mal!

Mi Irlanda

¿Buscas inspiración? ¿Estás planeando un viaje? ¿O simplemente quieres navegar para encontrar contenidos que te gusten? Te mostraremos una Irlanda hecha a tu medida.

  • #Paisajes
  • #CulturaYPatrimonio
  • #ActividadesAlAireLibre
  • #LugaresEmblemáticos
MyICallOut_FindTheThings_EN_Desk_Above-Left MyICallOut_FindTheThings_EN_Desk_Above-Left

Vaya... no tienes conexión a internet

Aunque no estés conectado, podrás añadir artículos a «Mi panel». Las nuevas recomendaciones de viaje solo se mostrarán una vez que vuelvas a estar conectado.

    Descubre lo que Irlanda tiene reservado para ti

    Vaya... no tienes conexión a internet

    Aunque no estés conectado, podrás añadir artículos a «Mi panel». Las nuevas recomendaciones de viaje solo se mostrarán una vez que vuelvas a estar conectado.

    Mi panel

    Quiero saber más

    Los artículos sin ubicación física no se muestran en la vista mapa.

    Parece que tu panel está vacío

    Busca el icono del corazón en Ireland.com. ¡Solo tienes que tocar el corazón para añadir artículos a tu panel!

    Emptyboard Emptyboard

    Configuración del panel

    Imagen de portada de la colección

    Visible para las personas con las que compartes tu panel

    Sin imagen

    4281269753d44064af485ff31a51d5a3
    board-settings-sample-image-1
    board-settings-sample-image-2
    board-settings-sample-image-3
    board-settings-sample-image-4
    board-settings-sample-image-5
    board-settings-sample-image-6
    board-settings-sample-image-7
    forest-bathing-BG-xhale-gullion-gareth-wray forest-bathing-BG-xhale-gullion-gareth-wray

    Un viaje por el bosque

    En la isla de Irlanda, los baños de bosque consisten en envolverse en la historia, el mito y una veneración por los árboles que se remonta a los celtas, como descubre Aoife Carrigy

    • #Alojamiento
    • #Paisajes
    • #Ecológico
    Aoife Carrigy | Fotografías de Gareth Wray
    • #Alojamiento
    • #Paisajes
    • #Ecológico

    Es fascinante lo que se revela una vez que empiezas a prestar atención. 

    El potente aroma de un puñado de tierra apenas húmeda recogida en el suelo del bosque, con un olor cálido y oscuro, con profundas notas especiadas y un toque casi dulce.

    El efecto curiosamente relajante del agua de un arroyo que baja por la colina, acumulándose para descansar en los rincones más tranquilos, acelerando el ritmo por encima de una caída de rocas, recordándonos que toda la vida existe en un continuo flujo de un momento a otro.

    La sensación de bienestar que te inunda con la espalda apoyada en una roca musgosa calentada por el sol, contemplando las ramas de los árboles que se extienden hacia el azul del cielo y cómo esos surcos de la corteza parecen grabados por un viento invernal de lengua afilada.

    Xhale Meditation at the Ring of Gullion, County Armagh Xhale Meditation at the Ring of Gullion, County Armagh

    Meditación de Xhale en el Anillo de Gullion, condado de Armagh

    Un pequeño paraíso

    Sin embargo, hoy se celebra el Día Internacional de los Bosques (21 de marzo) y la primavera ha estallado positivamente en este pequeño paraíso a los pies de las montañas Slieve Gullion, en el sur del condado de Armagh.

    Estoy en pleno corazón de las 140 hectáreas de Killeavy Castle Estate, en la buena compañía de Ann Ward, una guía local de espíritu tranquilo y practicante acreditada de shinrin-yoku, o «baño de bosque».

    Esta práctica, que ahora se disfruta en todo el mundo, se desarrolló en el Japón de la década de 1980 como respuesta terapéutica a los crecientes niveles de estrés que se atribuían a la desconexión con la naturaleza experimentada por una sociedad rápidamente urbanizada y centrada en la tecnología.

    Forest Bathing at the Ring of Gullion, County Armagh Forest Bathing at the Ring of Gullion, County Armagh

    Baños de bosque en el Anillo de Gullion, condado de Armagh

    Empaparse de las bondades de los bosquesLos baños de bosque pueden considerarse como baños de sol, solo que en lugar de empaparte de los rayos y de su vitamina D, que es muy saludable, te empapas de los beneficios inmunológicos de las plantas vivas del paisaje terrestre.

    Y sí, puedes dejarte la ropa puesta. De hecho, Ann me ha aconsejado llevar varias capas, para sentirme cómodo y arropado dentro de toda esta belleza.

    Los estudios científicos han descubierto que tan solo dos horas de inmersión consciente en un entorno forestal pueden tener efectos apreciables de refuerzo del sistema inmunitario hasta 10 días, mientras que el efecto positivo de un día completo de inmersión puede durar un mes.

    También se ha demostrado que la experiencia mejora nuestro estado de ánimo y nuestra energía, además de fomentar nuestra creatividad y capacidad para solucionar problemas. Otros beneficios basados en evidencias incluyen la reducción de los niveles de la hormona del estrés, el cortisol; la reducción de la presión arterial y los niveles de azúcar en sangre; y la mejora de los umbrales de dolor, la concentración, la memoria y la salud mental general.

    En los bosques

    De izquierda a derecha: Finn Lough, condado de Fermanagh; hongos en Courtown Woods, condado de Wexford; reserva natural de Glengariff, condado de Cork

    Experiencias en solitario o compartidas

    El baño de bosque puede ser tan poco estructurado como sencillamente hacer una pausa para contemplar la belleza que te rodea. La clave de esta práctica de inmersión consciente en la naturaleza es estar plenamente presente para disfrutar conscientemente el entorno. Esto puede hacerse como actividad en solitario: justo a las afueras de Belfast, por ejemplo, bajo las imponentes hayas del bosque de Minnowburn, las autoridades locales han instalado camas para baños de bosque de uso gratuito en las que descansar, mirar hacia arriba y ver el mundo desde una nueva perspectiva.

    O puede plantearse como una experiencia compartida, quizá hospedándote en uno de los alojamientos mágicos del propio bosque, como las novedosas cúpulas geodésicas de Finn Lough y el inmersivo spa del bosque en el condado de Fermanagh, o en las rústicas y elegantes cabañas de Cabu By The Lakes, en el parque forestal de Killykeen, en el condado de Cavan.

    También puedes optar por un enfoque más estructurado del shinrin-yoku, normalmente en una inmersión sensorial guiada de dos horas. Estas experiencias guiadas surgen en lugares especiales de toda la isla de Irlanda, desde los poderosos bosques de roble albar de la Reserva natural de Glengarrif, en West Cork, hasta los bosques de Courtown, en el condado de Wexford.

    Xhale Meditation at the Ring of Gullion, County Armagh Xhale Meditation at the Ring of Gullion, County Armagh

    Meditación de Xhale en el Anillo de Gullion, condado de Armagh

    Escucha el bosque

    Parte de lo bueno de contar con una practicante experimentada como guía es que puedes cederle todo el pensamiento y la planificación racionales del hemisferio izquierdo, y responder a sus diversas«invitaciones» rituales con tu intuitivo hemisferio derecho.

    Una de las varias invitaciones que Ann me hace durante nuestra sesión en el sur de Armagh es la de dedicar tiempo a escuchar adecuadamente el bosque. Y comenta «¿No es estupendo no tener nada más que hacer que prestar atención a tu respiración y escuchar los sonidos que te rodean?». De hecho, es un lujo poco frecuente en nuestro mundo siempre activo, aunque todos podríamos convertirlo fácilmente en una práctica personal habitual sin coste alguno.

    A medida que mi mente se relaja, el paisaje sonoro se expande. El viento está ahí, pero hoy habla en suaves tonos primaverales. Susurra a través de las ramas cercanas, transportando desde lejos el ritmo intermitente de un granjero que aprovecha al máximo el buen tiempo.

    Cerca, una vaca lanza un mugido ocasional; desde más lejos llega el ladrido apagado de un perro pequeño con grandes cosas que decir. Por encima de todo, la alegre llamada y el parloteo del canto de los pájaros autóctonos, intercalados con el voceo lastimero de los pavos reales que merodean por esta finca. Y en el centro de todo, mi propia respiración constante, ligera y fácil, que me recuerda que es bueno estar vivo y disfrutar de este momento.

    Vuelta a la naturaleza

    De izquierda a derecha: campanillas en el bosque de Slieve Gullion; baños de bosque, Anillo de Gullion, condado de Armagh; despierta tus sentidos con Xhale, condado de Armagh; anémona de la madera

    Conexión con el bosque

    En principio, el baño de bosque se puede hacer en cualquier lugar en el que puedas sumergirte en la belleza natural, aunque las investigaciones han demostrado que los altos niveles de fitoncidas producidos por los árboles en particular tienen un efecto antimicrobiano en nuestro cuerpo que ayuda a reforzar nuestro sistema inmunológico.

    Sin embargo, Ann opina que esta zona no es un sitio cualquiera. Hay intimidad con el paisaje que hoy comparte conmigo: tanto en sus conexiones personales con él como en lo que ella describe como su inherente cualidad de «abrazo en un paisaje».

    El tiempo vuela cuando cuenta historias de los idílicos días de la infancia en los que visitaba a la familia en casas de campo en la montaña, como la que vio nacer a su madre; pintaba a mano huevos recién puestos para hacerlos rodar por la colina en un ritual de Pascua; o atendía el fuego del hogar con el viejo fuelle de abanico, como hicieron generaciones anteriores.

    La conexión espiritual y familiar de Ann con el bosque de Slieve Gullion también está impregnada de historias más antiguas de hombres y mujeres de esta montaña.

    Old Killeavy Church, County Armagh Old Killeavy Church, County Armagh

    Antiguas iglesias de Killeavy, condado de Armagh

    En el reino de la historia y el mito

    En las cercanías, un cementerio bordeado de hayas y las ruinas de dos pequeñas iglesias adosadas marcan el lugar conocido como Killeavy Old Churches. Aquí fue donde San Moninna fundó un importante convento a finales del siglo V, asentándose «en una zona arbolada, solitaria excepto por los cerdos y lobos, debajo de la montaña», como recoge un texto martirológico del siglo IX.

    La tradición local todavía cuenta un famoso milagro en el que una enorme viga de madera fue transportada misteriosamente desde la cima de la montaña para que la cuarta abadesa, Derlaisre, la utilizara como caballete en el tejado de la iglesia de entonces. El convento sobrevivió a un milenio cargado de sucesos, con saqueos vikingos en el siglo X y vientos mortales en el siglo XII, antes de ser disuelto en 1542 por Thomas Cromwell en nombre de Enrique VIII.

    Slieve Gullion, County Armagh Slieve Gullion, County Armagh

    Slieve Gullion, condado de Armagh

    Vuelta a la edad de piedra

    Otras historias locales se remontan más allá de la historia, al reino de los mitos. Después de todo, esta zona es el hogar de dos de los guerreros legendarios de la mitología irlandesa: Fionn MacCumhaill del Ciclo feniano y Cú Chulainn del Ciclo del Úlster. Pasea entre los altos árboles de hoja perenne del camino del Parque forestal de Slieve Gullion, pasa por la ruta de la historia infantil del gigante de Lair y el parque de aventuras de Slieve Gullion, y recorre el último tramo hasta la cima, donde encontrarás el pasaje funerario de la Edad de Piedra más alto de Irlanda.

    Alineado con la puesta de sol en el solsticio de invierno, que ilumina su cámara trasera, también es conocido localmente como la casa de la mítica embaucadora Cailleach Beara. Cerca de allí se encuentra el lago mágico en el que, según dicen, esta temida y venerada figura femenina tentó a un joven Fionn MacCumhaill para que se bañara, solo para que saliera convertido en un anciano. Aunque más tarde se zafó del hechizo, su característica melena permaneció blanca durante el resto de sus días.

    Slieve Gullion, County Armagh Slieve Gullion, County Armagh

    Tumba de Slieve Gullion, condado de Armagh

    Esta tierra tiene un misterio que incluso es anterior a la llegada de los humanos. Desde la cima de Slieve Gullion, que es el vestigio de un volcán activo por última vez hace unos 60 millones de años, se puede ver cómo este paisaje se formó tanto por el hielo como por el fuego.

    Las colinas circundantes del«dique de anillo» se crearon donde el magma de la roca fundida brotó en varias fracturas de la línea de falla del anillo circundante. Posteriormente, el paso de los glaciares de las sucesivas edades de hielo ayudaron a erosionar profundos valles dentro del que ahora es el Anillo de Gullion.

    Slieve Gullion, County Armagh Slieve Gullion, County Armagh

    Lago de Calliagh Berra, Slieve Gullion, condado de Armagh

    Posteriormente, estas colinas volvieron a ser el hogar de los bosques autóctonos que en su día cubrieron la mayor parte de Irlanda con un bosque pluvial templado, recuperando su antiguo nombre de «Inis na bhFiodhbhad» o «isla boscosa» (como aprendí del hermoso volumen de fotografías y textos, «Under Summer Pastures: Explorations and Essays from Ireland’s Temperate Rainforests» [Bajo pastos veraniegos: exploraciones y ensayos de los bosques pluviales templados de Irlanda] publicado por Hometree).

    La deforestación progresiva de la isla comenzó con el desbroce para la agricultura por parte del hombre de la Edad de Piedra hace ya 6.000 años.

    Aunque el noreste fue uno de los últimos rincones de la isla en ser deforestado, el asentamiento del Úlster del siglo XVII transformó la mayoría de los bosques que quedaban en madera de gran valor para construir embarcaciones y tejados.

    En el Úlster, al igual que en otros lugares de la isla, sobreviven algunos bosques pluviales templados autóctonos, junto con los árboles introducidos por los recién llegados, como los anglonormandos, que trajeron sus hayas, y los recientes bosques de hoja perenne de pícea de Sitka.

    forest-bathing-inset8-brian-hooey-mountainwaysireland-gwray forest-bathing-inset8-brian-hooey-mountainwaysireland-gwray

    Brian Hooey, Mountain Ways Ireland, condado de Armagh

    Interpretar los secretos de la tierra

    El recuerdo de esos bosques ancestrales también perdura en el paisaje de maneras más sutiles, como me cuenta el historiador local, líder de montaña y guía de búsqueda de alimentos Brian Hoey de Mountain Ways Ireland. Brian conoce íntimamente el Anillo de Gullion y puede interpretar bien los secretos de la tierra.

    Antes de la plantación, dice: «el gran “bosque de la mecha” era tan frondoso que se dice que una ardilla podía recorrer [casi 30 km] desde Crossmaglen hasta Newry sin tocar el suelo. Pero incluso en zonas que hoy en día solo tienen una ligera cubierta de fresno de montaña, acebo, espino negro y espino blanco, todavía crecen algunas de las antiguas especies indicadoras, como la anémona de madera y la acedera de madera, y alfombras de campanillas».

    Siguen siendo como un fragante recuerdo de los bosques autóctonos a los que pertenecieron hace mucho tiempo.

    Paz y relajación

    De izquierda a derecha: castillo de Killeavy, condado de Armagh; retrato de Jeanette Keenan, tejedora de cestas; Bluebell Lane, condado de Armagh; campanillas en la campiña

    Recuperación de la vida silvestre en el corazón de Slieve Gullion

    Afortunadamente, existen proyectos locales que promueven el futuro de estos bosques autóctonos, además de arrojar luz sobre su pasado. El extenso programa de sostenibilidad de Killeavy Castle Estate se compromete a ampliar el número de robles y abedules existentes para desarrollar lo que será una de las mayores extensiones de bosques de hoja ancha de propiedad privada en Irlanda y el Reino Unido. Mientras tanto, en el cercano valle, en Bluebell Lane Glamping, Mullaghbawn, el tornero de madera Padraig Carragher está recuperando la vida silvestre de 10 hectáreas de tierra agrícola.

    Padraig ha plantado más de 20.000 árboles autóctonos, como alisos, avellanos, fresnos de montaña, abedules y robles. Los huéspedes del glamping de Bluebell Lane o los visitantes de sus diversas experiencias culturales y artesanales pueden recorrer un sendero entre estos arbolitos de cinco años. Entre ellos hay nudosos espinos solitarios, venerados en la tradición irlandesa como árboles de las hadas y asociados a historias de niños cambiantes, y estanques recién construidos que ya rebosan de vida.

    Sally cultiva sauces para la tejedora de cestas local Jeanette Keenan, que ayudó a Padraig a construir una casa de estilo de la Edad de Hierro con montantes de roble, listones de avellano, vigas de fresno en el techo y paredes de sauce tejidas bajo un techo de paja.

    Bluebell Lane, Ring of Gullion, County Armagh Bluebell Lane, Ring of Gullion, County Armagh

    Recuperación de la vida silvestre en Bluebell Lane, Anillo de Gullion, condado de Armagh

    Invitación a volver a la naturaleza

    La recuperación de la vida silvestre ofrece lo que Padraig describe como «una invitación para que las aves regresen a la zona», mientras que el alojamiento tipo «glamping» en cabañas de pastores y tiendas de safari invita a los visitantes a «escapar de los sobresaltos de la vida y disfrutar del momento». En otras palabras, es el lugar perfecto para sumergirte en el estado de ánimo adecuado para los baños de bosque.

    Padraig también ofrece una experiencia práctica de torneado de madera celta para los visitantes en su estudio con vistas de Slieve Gullion. Los huéspedes elaboran un amuleto celta consistente en un colgante de madera autóctona que graban con el símbolo de su mes de nacimiento, escrito en el antiguo alfabeto irlandés de Ogham.

    «Nos remontamos a la época de los druidas celtas, cuando adoraban a las estrellas, al sol y a la luna», explica. «El calendario celta tiene 13 meses para los 13 ciclos lunares y cada uno de esos meses está relacionado con un árbol autóctono».

    Ring of Gullion, County Armagh Ring of Gullion, County Armagh

    Tornero de madera Padraig Carragher, Bluebell Lane, condado de Armagh

    Cada árbol tiene su propia letra Ogham y su propia resonancia simbólica. «El abedul significa el principio, o el nacimiento, así que está al principio del calendario... y al final está el saúco, que simboliza al anciano que todo lo sabe».

    Varios árboles se asocian a la protección: el fresno se utilizaba para fabricar lanzas y flechas, y el aliso para hacer escudos protectores, mientras que el serbal o fresno de montaña se utilizaba para la protección espiritual. El avellano está fuertemente asociado a la sabiduría: Fionn MacCumhaill se comió el Salmón del Conocimiento que a su vez había comido una avellana del Pozo de la Sabiduría, lo que le brindó la sabiduría que necesitaba para convertirse en líder de los guerreros de la Fianna.

    Derry~Londonderry Derry~Londonderry

    El río Foyle atravesando Derry~Londonderry

    Los árboles y los celtas

    La cultura celta veneraba todos estos árboles, pero a ninguno más que al poderoso y longevo roble, que era considerado el rey del bosque, o del bosque pluvial templado que fue en su día.

    Esa veneración fue adoptada por los primeros cristianos en Irlanda, donde varios enclaves cristianos están fuertemente asociados a los bosques de robles. Kildare, donde Santa Brígida fundó su abadía, toma su nombre de Cill Dara, que significa «iglesia de roble», mientras que la ciudad de Derry~Londonderry toma su nombre de Doire Cholmcille, o «madera de roble de Colmcille», en honor a otro de los santos patrones de Irlanda. San Colmcille , uno de los santos patrones de Irlanda junto con San Patricio y Santa Brígida, fundó su monasterio en el año 542 d. C. justo en medio de un robledal, donde los druidas habrían rendido culto.

    Como explica el guía turístico David Douglas de Derrie Danders Tours: «Lo habría hecho por razones políticas. La gente adoraba los árboles en aquel momento, por lo que fundó su monasterio allí para decir “Este es el nuevo camino”».

    Lánzate a los caminos

    De izquierda a derecha: un grupo toma el camino; hongos del bosque de Foyle Trails, Derry~Londonderry; Martin Bradley de Foyle Trails

    Ecología de un bosque pluvial celta

    Los robledales originales de Derry~Londonderry hace tiempo que se aprovecharon por su valiosa madera, y los robles que encontrarás en sus parques hoy en día son bebés en cuanto a la vida de estos fantásticos árboles. Los visitantes que deseen conocer de cerca el bosque pluvial templado de Irlanda pueden unirse al paleoecologista y guía turístico con sede en Derry, Martin Bradley de Foyle Trails, para disfrutar de recorridos guiados por el paisaje y el hábitat en el noroeste.

    En su experiencia Mitología y ecología de un bosque pluvial celta, Martin se adentra en el vecino condado de Tyrone para dar a conocer a los visitantes el rico folclore y la mitología que se desarrollaron en torno a los árboles y las especies vegetales celtas como las epífitas y las briofitas (todas ellas helechos y musgos). Conoce datos curiosos sobre infinidad de aspectos, desde los árboles de las hadas y los pozos sagrados hasta las copicas escarlata que crecen en la madera putrefacta o las fuertes conexiones de la hiedra con el Día de Todos los Santos. 

    Los bosques y arboledas irlandeses siguen siendo portales al pasado fascinantes y variados. Muchos albergan ruinas y restos de asentamientos que se remontan a siglos e incluso milenios. En los bosques de Courtown, la High Cross de Kilbride del siglo V se encuentra entre antiguos bosques que coexisten con los hayedos, los paseos de castaños y las secuoyas californianas plantadas en el siglo XIX por el V conde de Stopford.

    En el Geoparque de los lagos de Cuilcagh, en el condado de Fermanagh, el bosque de Lough Navar ofrece vistas de los restos de una «crannog», o granja insular hecha por el hombre de la Edad de Bronce. Entre las 520 hectáreas de árboles de hoja ancha y coníferas que bordean la parte inferior de Lough Erne, en el bosque de Castle Archdale puedes explorar una fortificación del siglo XVII y las principales construcciones y muelles para hidroaviones de la Segunda Guerra Mundial.

    Mountsandel Wood, Derry~Londonderry Mountsandel Wood, Derry~Londonderry

    El autor Derek Sinnamon en el bosque de Mountsandel, condado de Londonderry

    El primer asentamiento conocido de Irlanda

    Mi propio deambular por los bosques de Irlanda del Norte me llevó al bosque de árboles de hoja ancha de Mountsandel, en Coleraine, justo al sur del río Bann, desde la hermosa costa norte de Antrim. Allí conocí a Derek Sinnamon, autor de «Reflections on the Bann», que tiene una conexión especial con estos bosques y el misterioso fuerte bajo tierra y cubierto de hierba que hay en su interior.

    Él también guarda buenos recuerdos familiares haciendo rodar los huevos de Pascua pintados por estas colinas, pero más recientemente ha quedado fascinado con los recuerdos mucho más antiguos que guardan estas laderas ribereñas. El fuerte en sí no ha sido excavado y no se sabe si es el emplazamiento de un «motte» anglonormando del siglo XII o si es más antiguo. Sin embargo, justo detrás del fuerte se encuentra una excavación arqueológica realizada en 1973 en la que se encontraron pruebas del primer asentamiento humano conocido en Irlanda, que data de hace casi 10.000 años.

    Mountsandel Wood, Derry~Londonderry Mountsandel Wood, Derry~Londonderry

    Bosque de Mountsandel, condado de Londonderry

    Ecos de los cazadores del Mesolítico

    Sabemos esto porque, a diferencia de los numerosos instrumentos de piedra que se encontraron aquí, los restos de materia orgánica que se conservaron en el suelo de baja acidez pudieron datarse con carbono. Los restos de cabañas y sus fogones salpicados de espinas de pescado y cáscaras de avellanas carbonizadas son un indicio de la vida en familia de los cazadores y recolectores del Mesolítico asentados en estas colinas boscosas.

    Habrían elegido este lugar por sus vistas panorámicas de la tierra y el mar, y sus abundantes fuentes de alimento: salmón y otros peces de la ría que se encuentra más abajo, anguilas que hacen la última etapa de su viaje desde el mar de los Sargazos hasta Lough Neagh, nueces y manzanas silvestres de los bosques circundantes, y quizá palomas torcaces, liebres o jabalís salvajes si podían cazarlos.

    Mountsandel Fort, Derry~Londonderry Mountsandel Fort, Derry~Londonderry

    Fuerte de Mountsandel, condado de Londonderry

    Más tarde, vuelvo al fuerte yo solo, y me siento en el borde de la colina, observando cómo las garzas bajan en picado y las gaviotas se precipitan sobre el río.

    Escucho la vida del bosque que me rodea, y la vida más allá de él, el sonido distante pero claro de los neumáticos sobre el asfalto, un cortasetos a la luz del sol o un avión a gran altitud, y me pregunto qué sonidos habría escuchado esa familia mesolítica cuando todo el ruido del hombre moderno no existía y todos los sonidos del mundo natural de hace 10.000 años estaban intensificados. Probablemente un cazador-recolector sabía cómo escuchar correctamente al bosque.

    Una escapada de ensueño

    De izquierda a derecha: alojamiento de lujo; baño al aire libre; alojamientos privados; Burrenmore Nest, Binevenagh, condado de Londonderry

    Una experiencia forestal de lujo

    En mi última noche, me instalo en el discreto lujo de Burrenmore Nest, justo al norte de la costa atlántica, en Downhill Woods, donde encontrarás la pícea Sitka más gruesa de Irlanda y el extraordinario Templo de Mussenden y Downhill Demesne a poca distancia a pie, así como las playas de arena a un corto trayecto en coche. Llego a tiempo para ver la puesta de sol sobre Magilligan Point e Inishowen.

    Al anochecer, me sumerjo en mi propia bañera de hidromasaje debajo de uno de los cuatro refugios ultraprivados construidos en árboles de hoja perenne: el mío es el Peacock's Roost, llamado así por una familia de pavos reales a los que les gusta subir a árboles altos del entorno para protegerse por la noche.

    Apago el chorro de burbujas durante la mayor parte de mi baño y disfruto en silencio de la cercana cascada que cae sobre las rocas mientras mis vecinos con plumas iridiscentes me lanzan algún que otro voceo lastimero. Duermo como un proverbial tronco y, cuando amanece, abro las ventanas de par en par para sumergirme en el coro del amanecer desde mi cómoda cama. Jamás un día me había dado tal bienvenida. Me levanto para afrontarlo, sintiéndome realmente fortalecido.