logo-mini

¿Estás seguro de que deseas salir del feed?

Salir

¡Vaya... algo ha ido mal!

Mi Irlanda

¿Buscas inspiración? ¿Estás planeando un viaje? ¿O simplemente quieres navegar para encontrar contenidos que te gusten? Te mostraremos una Irlanda hecha a tu medida.

  • #Paisajes
  • #CulturaYPatrimonio
  • #ActividadesAlAireLibre
  • #LugaresEmblemáticos
MyICallOut_FindTheThings_EN_Desk_Above-Left MyICallOut_FindTheThings_EN_Desk_Above-Left

Vaya... no tienes conexión a internet

Aunque no estés conectado, podrás añadir artículos a «Mi panel». Las nuevas recomendaciones de viaje solo se mostrarán una vez que vuelvas a estar conectado.

    Descubre lo que Irlanda tiene reservado para ti

    Vaya... no tienes conexión a internet

    Aunque no estés conectado, podrás añadir artículos a «Mi panel». Las nuevas recomendaciones de viaje solo se mostrarán una vez que vuelvas a estar conectado.

    Mi panel

    Quiero saber más

    Los artículos sin ubicación física no se muestran en la vista mapa.

    Parece que tu panel está vacío

    Busca el icono del corazón en Ireland.com. ¡Solo tienes que tocar el corazón para añadir artículos a tu panel!

    Emptyboard Emptyboard

    Configuración del panel

    Imagen de portada de la colección

    Visible para las personas con las que compartes tu panel

    Sin imagen

    4281269753d44064af485ff31a51d5a3
    board-settings-sample-image-1
    board-settings-sample-image-2
    board-settings-sample-image-3
    board-settings-sample-image-4
    board-settings-sample-image-5
    board-settings-sample-image-6
    board-settings-sample-image-7
    kildare-cathedral-gareth-wray-bg kildare-cathedral-gareth-wray-bg

    Santa Brígida de Kildare

    Nadie lo diría al ver la vidriera con su retrato en la catedral de Kildare, pero Santa Brígida de Irlanda era una mujer de armas tomar, como revela Turtle Bunbury

    • #PatrimonioCristiano
    • #MitosYLeyendas
    • #AncestralEsteDeIrlanda
    Turtle Bunbury | Imágenes de Gareth Wray
    Condado de Kildare
    Condado de Kildare
    • #PatrimonioCristiano
    • #MitosYLeyendas
    • #AncestralEsteDeIrlanda

    Podía convertir el agua en cerveza y extraer sal de una roca. Sus plegarias podían detener el viento y la lluvia. Y cuando un hombre la insultó, hizo que sus globos oculares implosionaran.

    No sabía que tenía tanto genio. Cuando era niño, la conocía como la Brígida agradable y dulce de la famosa cruz de Santa Brígida, una cruz de cuatro brazos tejida de paja o juncos.

    Casi todas las casas de la isla de Irlanda solían colgarla sobre sus puertas y ventanas el Día de Santa Brígida (el 1 de febrero) para alejar a demonios fieros y otros espíritus malignos.

    brigid-statue-kildare-gw-inset-one brigid-statue-kildare-gw-inset-one

    Estatua de Santa Brígida, condado de Kildare

    Santa Brígida era la protectora. En el oeste de Irlanda, las chicas tejían muñecas Brídeóg en su honor, mientras que los jóvenes «Biddy Boys» se vestían de gala y llevaban el Crios Bhríde (el cinturón de Brígida) por el pueblo.

    El cinturón era un gran aro de juncos y al atravesarlo saltando se recibía la bendición. Quienes convencían a los Biddy Boys para que lo paseasen por su casa y sus establos podían estar seguro de que la familia y el ganado estarían protegidos de las fuerzas oscuras.

    La mismísima Brígida visitaba todas las casas en la víspera de Santa Brígida, así que se suponía que había que preparar una cama y dejarle comida y bebida, al igual que se dejan leche, galletas y zanahorias para Papá Noel y su reno en Nochebuena. Incluso se podía dejar un paño o una bufanda fuera para que los bendijese a su paso; se llamaba el Bratog Bhríde (manto de Santa Brígida).

    holy-well-kildare-gw-inset-two holy-well-kildare-gw-inset-two

    Pozo sagrado de Santa Brígida, condado de Kildare

    Mitos y milagros

    Se contaban muchas historias sobre Santa Brígida. Su padre era un cacique y su madre una esclava. Brígida nació en torno al año 450 d. C., justo cuando el Imperio romano se estaba desmoronando, y unas dos décadas después de que San Patricio iniciara su gran viaje por Irlanda para convertir a los caciques paganos a la fe cristiana.

    De bebé se negó a beber, excepto la leche de una vaca sagrada. Creció hasta convertirse en una joven «dedicada a la bondad». Recorrió las zonas rurales ordeñando el ganado, alimentando a los hambrientos y curando a los enfermos. Su alma era tan pura que las flores y los tréboles florecían allá donde caminaba.

    Además, a Brígida se le daba muy bien hacer milagros. Acumuló 46, según uno de sus primeros biógrafos, superando por poco al mismísimo Jesús.

    Comenzó en sus primeros años de adolescencia cuando dio toda su preciada leche y mantequilla «a los pobres y los caminantes». Esa misma noche, sus suministros se repusieron maravillosamente tras «acudir a Dios para rezar».

    Santa Brígida en Irlanda

    De izquierda a derecha: Catedral de Santa Brígida, Kildare; pozo de Santa Brígida, condado de Louth; ilustración de Santa Brígida; colina de Uisneach, condado de Westmeath

    Brígida y el rey de Leinster

    La mayoría de los milagros de Santa Brígida están relacionados con los animales; al curarlos, rescatarlos y salvarlos de seres humanos crueles. También se ganó un lugar sagrado entre los santos patrones de la cerveza después de extraer suficiente cerveza de un solo barril para saciar a los feligreses de 18 iglesias diferentes.

    El truco de la cerveza fue impresionante. Sin embargo, su milagro más destacado fue el que hizo cuando pidió tierras al rey de Leinster para su incipiente comunidad en Kildare. Retrocedamos un poco. De niña, Brígida rechazó una propuesta de matrimonio en favor de una vida como «virgen casta de Dios». En función de las diferentes versiones, «profesó» debidamente como monja en Croghan Hill, en el condado de Offaly, o en la colina de Uisneach o Fartullagh, ambas en el condado de Westmeath.

    Según una historia magnífica, emprendió una misión en carruaje para difundir la fe en el reino de Tethbae, lo que ahora son los condados de Westmeath y Longford.

    curragh-gw-inset-three curragh-gw-inset-three

    The Curragh, condado de Kildare

    Tierra para su iglesia

    De alguna manera, Brígida llegó a una cresta repleta de hierba en el extremo occidental de las llanuras cubiertas de tojos de Curragh, junto con un grupo de monjas al que lideraba.

    Estaba claro que era un grupo muy capaz, ya que construyeron una pequeña iglesia de roble en esa cima. «Cill» significa iglesia en irlandés, y «daire» madera de roble. Con el tiempo, de la unión de esas palabras surge Cill Dara, o Kildare, que da nombre al condado.

    Una iglesia está muy bien, pero Brígida necesitaba tierra para acompañarla. Así que se reunió con el rey de Leinster, que le dijo que podía tener toda la tierra que pudiera cubrir la capa de su espalda. Brígida se quitó la capa, entregó una punta a cada una de cuatro doncellas sagradas y les indicó que corrieran en cuatro direcciones lo más lejos que pudieran.

    Resultó ser una capa mágica, ya que se extendió a lo largo y ancho de Leinster. Así pues, el rey concedió a la nueva iglesia de Brígida unas extensas tierras que incluían las fértiles praderas de Curragh, en las que sus ovejas y ganado podrían pastar de ahora en adelante.

    Imágenes de Kildare

    De izquierda a derecha: Catedral de Santa Brígida; llama de Santa Brígida; cafetería Firecastle; estatua de Santa Brígida

    Puso a Kildare en el mapa

    Un monje que visitó Kildare en el siglo VII describió la iglesia original de Brígida como «de una impresionante altura … adornada con pinturas». Esa iglesia de madera la impulsó al estrellato incluyéndola entre los tres santos nacionales de Irlanda, mientras que Kildare estaba entre los asentamientos más importantes de los primeros cristianos de Irlanda.

    Según uno de los primeros visitantes, era «una gran metrópoli, la ciudad de refugio más segura de Irlanda para los fugitivos y donde se guardan los tesoros de los reyes».

    Transcurrido 1.500 años, Kildare sigue siendo el bastión de Santa Brígida. Esta animada y acogedora ciudad a 50 km al suroeste de Dublín está repleta de restaurantes, gastropubs, cafeterías, supermercados y pubs.

    Cada fin de semana, se organiza un mercado gastronómico en su recién peatonalizada plaza que desciende por la cima original de Kildare con puestos surgiendo entre robles y plantas en macetas. De la cafetería Firecastle emanan apacibles melodías acompañando al aroma de masa madre. Y la tradición deportiva de Kildare queda patente en las carreras de caballos, el rugby y el fútbol gaélico.

    El centro de patrimonio situado en mitad de la plaza invita a los transeúntes a disfrutar de «Legends of Kildare», un recorrido de realidad virtual por la historia de la ciudad en el que conocerás a la diosa Brígida y Santa Brígida, así como a otros personajes de la mitología celta y el pasado medieval de Irlanda. El recorrido dura unos 30 minutos y es una excelente manera de entender estos eventos.

    kildare-cathedral-gw-inset-four kildare-cathedral-gw-inset-four

    Catedral de Santa Brígida, Kildare

    Un lugar predilecto de los vikingos

    A la hora en punto, las campanas repican en la robusta catedral de Santa Brígida, construida en el mismo lugar donde nuestra heroína construyó su iglesia de madera. El complejo de la catedral está rodeado por un muro de piedra alto e incluye parte de una cruz alta y una torre circular imponente construida en una época en la que los vikingos arrasaban con todo. La catedral de Santa Brígida fue su objetivo en 16 ocasiones entre los años 835 y 998.

    Dentro del complejo de la catedral también se encuentran los restos de la Firehouse, donde un fuego perpetuo ardía en memoria de «la gloriosa Brígida». En el siglo XII, el cronista cambro-normando Giraldus Cambrensis describió cómo 19 monjas se ocupaban de esta llama. Rodeada de un seto circular, era territorio solo para mujeres. Giraldus advirtió que si un hombre «imprudente» intentara entrar «no escapará de la venganza divina».

    Un arquero medieval que saltó por encima del seto y apagó el fuego se volvió loco y se ahogó. A otro invasor «se le atrofiaron la pierna y el pie al instante».

    solas-bhride-gw-inset-five solas-bhride-gw-inset-five

    Solas Bhríde, Kildare

    Un legado duradero

    Lamentablemente, esas amenazas no impidieron que los aguafiestas de la Reforma extinguieran el fuego cuando hicieron añicos la histórica abadía de Santa Brígida en la década de 1530.

    Por suerte, las Hermanas Brigidinas acudieron al rescate y encendieron valientemente una nueva llama perpetua en una conferencia de justicia, paz y derechos humanos celebrada en 1993 (como su nombre indica, las monjas brígidas son una orden dedicada a Santa Brígida).

    Puedes ver esta suave llama ardiendo en una hermosa escultura de madera de roble de pantano en el Solas Bhríde Centre and Hermitages, justo a las afueras de Kildare, cerca del pozo sagrado de Tully.

    Como explica la Hermana Brigidina Phil O'Shea: «La mantenemos encendida como faro de esperanza, justicia y paz para nuestro mundo. Ha cautivado la imaginación de muchos que encuentran cosas distintas en ella; algunas proceden de la tradición de la diosa, otras de la santa, que es símbolo de la luz de Cristo».

    solas-bhride-gw-inset-six solas-bhride-gw-inset-six

    Solas Bhríde, Kildare

    El centro Solas Bhríde se inauguró en 2015 y adopta la forma de una cruz de Brígida. La hermana Phil, cofundadora del centro, cree que la santa está adquiriendo cada vez más relevancia en la actualidad.

    «Nuestro centro analiza las leyendas de la santa y cómo nos hablan en la actualidad. Muchas de sus historias se refieren a su cuidado de la tierra y su preocupación por el clima. También buscaba justicia para los pobres, lo que tiene repercusión hoy en día».

    «Fue reconocida como una mujer de paz, hospitalidad y profunda contemplación. Siempre hay una parte de ella que nos habla».

    La historia pagana

    Una llama del fuego de Bhríde Solas arde en Kildare durante el Festival de Santa Brígida cada año.

    Hoy en día, esta llama perpetua arroja luz sobre un asunto ignorado con su historia. Los fuegos, especialmente los eternos, son un elemento importante de la cultura cristiana, pero también tienen características precristianas, como las vírgenes vestales que cuidaron el fuego sagrado en el templo de la diosa romana Vesta.

    En definitiva, Santa Brígida tiene una megahistoria, una de esas que hacen que casi todo lo que hayas leído en este artículo hasta ahora empiece a tambalearse un poco. Porque resulta que Santa Brígida tiene muchas cosas en común con algunas diosas paganas precristianas.

    brigid-statue-screenshot-gw-inset-seven brigid-statue-screenshot-gw-inset-seven

    Estatua de la diosa Brigid

    La primera es Brigid, una diosa madre celta de los míticos Tuatha Dé Danann que fue alimentada con leche de vaca sagrada cuando era niña. ¿Te suena? Su marido gobernó como rey de Irlanda durante siete terribles años hasta que fue envenenado. Aunque una versión afirma que en realidad abdicó y se convirtió en asesor agrícola.

    Para complicar aún más las cosas, los paganos también adoraban a una divinidad triple, compuesta por tres hermanas, todas ellas llamadas Brigid, diosas de la poesía, la sanación y la herrería, respectivamente También están quienes creen que tanto Brígida como Brigid son extensiones de una diosa del amanecer venerada por los indoeuropeos desde tiempos remotos.

    Algunos plantean que es una variante de Brigantia, la diosa celta equivalente de la diosa griega Atenea o de la romana Minerva. Con todas estas teorías, la cabeza comenzará a darte vueltas.

    dr-niamh-wycherley-resized dr-niamh-wycherley-resized

    Dra. Niamh Wycherley, Departamento de los Primeros Irlandeses, Universidad de Maynooth

    La historia de Santa Brígida

    Pedí ayuda a la Dra. Niamh Wycherley, del Departamento de los Primeros Irlandeses de la Universidad de Maynooth. También es autora del libro «The Cult of Relics in Early Medieval Ireland», ganador del Premio NUI a la Publicación en Historia Irlandesa de 2017.

    «No hay una única Brígida verdadera», afirma Niamh. «No existen escritos factuales claros sobre ella. La gente le ha dado diversos nombres y la ha reinventado durante al menos 1.500 años. Su historia ha sido moldeada por comunidades de diversos lugares por diferentes razones. Tanto la diosa como la santa aparecen en historias inventadas por generaciones posteriores».

    brigids-holy-well-kildare-gw-inset-nine brigids-holy-well-kildare-gw-inset-nine

    Pozo sagrado de Santa Brígida, condado de Kildare

    Incluso los cristianos más fervientes de Santa Brígida admiten que los hechos son algo confusos. Intentar desentrañar los mitos y verdades es un rompecabezas interminable y repleto de dificultades. Imagina a alguien dentro de mil años intentando entender nuestra era leyendo un libro sobre Spiderman y Luke Skywalker.

    Como señala Niamh, no debemos olvidar el hecho de que fue una mujer, probablemente llamada Brígida, la que hizo que Kildare fuera uno de los lugares sagrados de Irlanda.

    «Hay que aplaudir a la verdadera Brígida que fundó Kildare por dejar una huella tan profunda en un mundo de hombres», comenta Niamh. «Durante siglos, la abadesa de Kildare fue probablemente la mujer más poderosa de Irlanda».

    old-faughart-graveyard-gw-inset-ten old-faughart-graveyard-gw-inset-ten

    Antiguo cementerio de Faughart, condado de Louth

    Icono feminista del siglo XXI

    Su cargo dominante como abadesa de Kildare en un mundo dominado por hombres también explica su posición como icono feminista en el siglo XXI. Patricia Storey recibió las diócesis unidas de Meath y Kildare cuando la Iglesia de Irlanda la nombró su primera obispa en 2013.

    Con el tiempo, Santa Brígida se convertiría en «Muire na nGael» (María de los irlandeses), tan venerada como la Santísima Virgen, madre de Cristo, y segunda tras San Patricio en la jerarquía de los santos patrones.

    Kildare prosperó gracias a su éxito. Los peregrinos acudían para admirar su tumba, «adornada con una refinada profusión de oro, plata, joyas y piedras preciosas, así como candeleros colgantes de oro y plata».

    La ciudad se convirtió en un importante centro de teología y aprendizaje, con un oratorio, un scriptorium y una escuela de arte donde se enseñaba metalistería e iluminación.

    Los peregrinos también llevarían las historias de Santa Brígida a Gran Bretaña y al continente europeo, por lo que se convirtió en una santa internacional y venerada en ciudades como Colonia y Lisboa.

    Celebrando la primavera

    De izquierda a derecha: narcisos en floración; un cordero y una oveja en The Curragh; una ofrenda en el pozo sagrado de Santa Brígida; flores primaverales en la campiña

    Brígida y el inicio de la primavera

    Aparte de ser mujer, la otra cosa que estas Brígs y Brigids tienen en común es que celebran su onomástica justo al inicio de la primavera. El Día de Santa Brígida (Lá Fhéile Bríde) se celebra el 1 de febrero, la fecha en que supuestamente murió. A partir de 2023, será un nuevo día festivo en Irlanda, una celebración conjunta del Día de Santa Brígida y el Imbolc.

    Imbolc es uno de los cuatro «Quarter Days» que se celebraban en la Irlanda precristiana. A medio camino entre el solsticio de invierno y el equinoccio de primavera, Imbolc se traduce como «el vientre» y se refiere a las ovejas que están a punto de dar a luz.

    Para una sociedad agrícola, era una época muy importante que marcaba la transición del invierno a la primavera, los primeros balidos de los corderos recién nacidos y un nuevo ciclo de lactancia para el ganado. El 1 de febrero se celebraba con un festival repleto de símbolos de Santa Brígida, incluyendo la fertilidad y la reproducción.

    Esa celebración continuó cuando la Iglesia cristiana empezó a celebrar el Día de Santa Brígida el mismo día que el Imbolc. Si estás en Irlanda el próximo 1 de febrero, visita uno de los cientos de Pozos de Santa Brígida repartidos por toda Irlanda.

    brigid-holy-well-kildare-gw-inset-eleven brigid-holy-well-kildare-gw-inset-eleven

    Contemplación serena en el pozo sagrado de Santa Brígida, condado de Kildare

    Aparte de San Patricio, Santa Brígida tiene más pozos en su honor que cualquier otro santo. De hecho, supera a San Patricio en los condados de Kildare, Dublín y Laois, e incluso en el lejano reino de Kerry, donde tiene 11 pozos sagrados, lo que la convierte en el tercer santo más popular de ese lejano condado.

    Algunos de los pozos dedicados a ella están, inevitablemente, asociados también a la diosa Brigid.

    Pozos de Santa Brígida alrededor de Kildare y Louth

    De izquierda a derecha: pozo sagrado de Santa Brígida, condado de Kildare; cruz de Santa Brígida, condado de Kildare; pozo de Wayside de Brígida, condado de Kildare; santuario de Santa Brígida, condado de Louth

    Pozos sagrados que lo curan todo

    Siglos atrás, las personas se reunían junto a estos pozos sagrados el Día de Santa Brígida todos los años. Muchos eran famosos por curar la vista; otros ayudaban a facilitar el embarazo y aliviaban los dolores de parto. Y aún había más para los casos de infertilidad e impotencia.

    A menudo, estos pozos tienen al lado un árbol «clooty», principalmente un espino, adornado con cintas, telas y otras baratijas curiosas que se dejaban como ofrenda a la santa o a la diosa, como prefieras llamarla.

    brigids-holy-well-kildare-gw-inset-twelve brigids-holy-well-kildare-gw-inset-twelve

    Árbol «clooty» en el pozo sagrado de Santa Brígida, condado de Kildare

    Hay dos pozos hermosos en Tully, justo a las afueras de Kildare. El primero es el pozo Wayside, en el aparcamiento de los Jardines y Establos Nacionales de Irlanda. El segundo es el cercano Tobair Bride (Pozo de Santa Brígida), donde un arroyo claro y poco profundo fluye serenamente por una pradera en la que se encuentran un santuario de piedra y el pozo sagrado. Había al menos cinco árboles a su alrededor cubiertos de ofrendas: rosetas, collares, cintas, tricolores y cruces de Santa Brígida.

    Al visitarlo me encontré con una anciana de Sligo acompañada por su sobrino y sobrina. Mientras hablábamos, el sobrino me preguntó con bastante humildad si me importaría si ataba una mascarilla a una de las ramas. Su tío estaba en el hospital con coronavirus y esperaban que esto le ayudara. Fue asombroso ver esta antigua tradición popular desde una perspectiva tan actual.

    brigids-well-louth-gw-inset-thirteen brigids-well-louth-gw-inset-thirteen

    Santuario de Santa Brígida, condado de Louth

    Una Brígida para todos

    Como dice la hermana Phil, lo bueno de Brígida es que puedes elegir la versión que más te guste. Quizá sea su amabilidad con los animales o su generosidad con los pobres. O cómo se hizo amiga de los leprosos y ayudó a los mudos a hablar. O su fama por hacer una deliciosa mermelada de arándanos.

    Cada nueva generación ha reinventado y renovado constantemente su historia. Cincuenta o sesenta generaciones después de su supuesta vida, sigue siendo una de las santas más populares de Irlanda, la defensora de los oprimidos y el eje religioso de innumerables comunidades.

    Como santa patrona de bebés, comadronas, ganado, ordenadores, herreros, cerveza y muchas otras funciones, es evidente que esta santa no tiene ninguna intención de desaparecer del mundo contemporáneo.

    Su determinación de erradicar el mal resuena con fuerza hoy en día, al igual que la manera en que superó la adversidad de su derecho de nacimiento para convertirse en una fuerza de benevolencia tan poderosa.

    brigids-well-louth-gw-inset-fourteen brigids-well-louth-gw-inset-fourteen

    Cruz de Santa Brígida, santuario de Santa Brígida, condado de Louth

    Origen del nombre

    Se dice que la antigua palabra irlandesa «Brigit», de la que se obtiene «Brígid» (Brígida), proviene de «brígh», que significa «mujer fuerte y protectora», o de «brigantï», que significa «elevada» o «glorificada». Su forma más popular es Bridget.

    En el censo de 1901 hay 154.000 irlandesas llamadas Bridget. Y eso sin contar las distintas formas de escribirlo (Bríghid, Briget, Bridgette, etc.) y sus variaciones (como Brid, Bridie, Bride, Biddy, Bridge, Bridgie, Breda y Breeda).

    A algunas variaciones les ha ido mejor que a otras. La popularidad de Biddy disminuyó cuando se convirtió en jerga peyorativa para referirse a una mujer quisquillosa y vieja. Del mismo modo, «Bridgets» se convirtió en un término despectivo para las irlandesas que trabajaban como empleadas domésticas en Estados Unidos durante el siglo XIX.

    Antes de 1965, todas las niñas de la diócesis católica de Kildare y Leighlin tenían que tomar el nombre de Brigid al hacer la confirmación. Si ya se llamaban Brigid, entonces tomaban el de Mary.

    En Irlanda hay al menos 62 municipios y 18 parroquias directamente conectados con Santa Brígida. Además de los pozos sagrados, hay decenas de iglesias, escuelas, conventos, clubes de la GAA y hospitales dedicados a ella en Irlanda.

    De hecho, se le rinde culto en todos los rincones del mundo, desde Australia hasta Vermont. Incluso hay una isla cubierta de hielo en la Antártida que lleva su nombre.

    Buscando a Brígida por toda la isla

    De izquierda a derecha: antiguo cementerio de Faughart, condado de Louth; catedral de Sana Brígida, condado de Kildare; Brigit's Garden, condado de Galway; Solas Bhríde, condado de Kildare

    Cinco lugares para descubrir a Brígida

    Catedral de Santa Brígida, Kildare, condado de Kildare

    La localidad de Kildare organiza el Festival Anual de Santa Brígida (Féile Bríde), que se celebra en parte en la catedral homónima. Construida en el emplazamiento de la iglesia original, se quedó en ruinas cuando el ejército de Cromwell llegó a Irlanda en la década de 1640. Parcialmente reconstruida en 1686, volvió a derrumbarse antes de ser completamente reconstruida entre 1875 y 1896. Uno de los platos fuertes es el templo del fuego, donde en su día se mantuvo la llama perpetua.

    Solas Bhríde Centre & Hermitages, Tully Road, Kildare

    Centro de espiritualidad cristiana donde arde la Llama de Brígida, que se volvió a encender en 1993, como faro de esperanza, justicia y paz para el mundo.

    Brigit's Garden, Roscahill, condado de Galway

    Una belleza a las puertas de Connemara, con cuatro jardines que representan cada uno de los festivales celtas de Samhain, Imbolc, Bealtaine y Lughnasa.

    Festival Brigid of Faughart, colina de Faughart, condado de Louth

    Se celebra en una colina modesta pero con una profunda historia cerca de la frontera con Irlanda del Norte y ofrece «diferentes maneras de acceder a la sabiduría de Brígida», como diosa precristiana y como santa cristiana. También explora su importancia para la sociedad contemporánea a través de la mitología, el paisaje, el folclore, las costumbres espirituales, el peregrinaje, la poesía, la música y la danza de Irlanda.

    Delany School, Tullow, condado de Carlow

    El obispo Daniel Delany fundó las congregaciones de enseñanza de las Brigidinas y Patricio en Tullow en 1807 y 1808, respectivamente. El elegante Museo del Obispo Daniel Delany, en el convento de Brigidina, narra la historia de estas órdenes y muestra objetos relacionados con el obispo. El museo se puede visitar con cita previa llamando al 059 91 51277 del Tullow Parish Centre.